jueves, 22 de septiembre de 2016

LOTERIA DE JONDO

Estimados amigos y amigas en el flamenco.
Os informo que la Asociación Cultural Flamenca Jondo, pone a la venta "La Lotería de Navidad" como ya lo hizo el pasado año a 22,00 € el décimo.
La única diferencia es que este año -----Nos tocará------

martes, 6 de septiembre de 2016

MARÍA VARGAS ABRE LAS NOCHES FLAMENCAS DE LOS ÁNGELES

Amigos y amigas en el flamenco.
Ya tenemos cerrada la programación para octubre, noviembre y diciembre en Las Noches Flamencas de los Ángeles y abrimos nada menos que con la maestra del cante María Vargas que como todos sabéis, en la Silla de Oro 2016 fue distinguida con la "Distinción Flamenca Ángel Lacalle".


María Vargas viene acompañada por la guitarra de su paisano Jesús Núñez y las palmas de Miguel Téllez y Noe Barroso.

Todo tendrá lugaren:
BAR RESTAURANTE LOS ÁNGELES
C/ San Bernardo 4, La Fortuna.
Día 1 de octubre a las 21:30 horas. Rogamos puntualidad.
Las entradas se pueden adquirir:
Anticipadamente en flamatikec a 12,00 €
En taquilla a 14,00 € reservando previamente en el teléfono 687.915.114 o 91.611.18.27
Los Socios de la Asociación Cultural Flamenca Jondo entrada libre.
MARÍA VARGAS, nació en Sanlucar de Barrameda (Cádiz). En el año de 1947. empezhttp://www.guiaflama.com/festivales-flamenco/noches-flamencas-de-los-angeles-la-fortuna/ó siendo muy joven, a los doce años sorprendió a todos la que la oyeron cantar en un homenaje de la Cátedra de Flamencología de Jerez, de sangre cantaora transmitidos de su padre, todos aquellos cantes puramente gitanos, festeros por bulerias y solea.
María Vargas cantaora, nadie lo pueda negar, lo lleva en la sangre como así lo quiso dios, para orgullo del mundo y de toda la humanidad, todos los aficionados la tenemos presente, por el arte tan grande que tiene al cantar. 
Es una cantaora muy completa, tiene en su haber la Copa Jerez en los festejos celebrados en su ciudad natal, acompañada a la guitarra por su paisano Manolo Sanlucar. Su revelación artística se produjo en el Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera, en 1959, a los doce años de edad, con motivo del homenaje a Manuel Torre y Javier Molina, organizado por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces, en el que tomó parte Antonio Mairena y Juan Talega, como muchas figuras consagradas del arte flamenco, entre ellas Rosa Duran. Este mismo año fue premiada en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba.

A recorrido la geografía española, sus actuaciones en grandes escenarios, como en el teatro Maria Elena de Parla, donde pude saludarla, en los tablaos debutó en Los Canasteros de Manolo Caracol en Madrid. Dispone de una corta discográfia pero muy buena de tener en cuenta por su grandeza, a siendo siempre acompañada por los mejores guitarrista, como lo fueron su paisano Manolo Sanlucar y Paco de Lucia.

viernes, 2 de septiembre de 2016

PACO TARANTO ADIOS AL CANTE TRIANERO

Con Paco Taranto se no va uno de los maestros del cante trianero. Junto a mi amigo Kiko, vimos por primera vez a Paco en lo que era la peña José Mercé de Leganés por invitación de nuestro amigo Antonio Ramos.
Posteriormente, dentro de las Jornadas Flamencas de la Fortuna nos acompañó para darnos una lección de cante por soleá, tangos, bulerías...
Paco cantaba por soleá del Zurraque una letra que esta vez no ha podido cumplir: «Cada vez que considero / que me tengo que morir, / hecho una manta en el suelo / y me jarto de dormir». 
Francisco Álvarez Martín, Paco Taranto, ha fallecido este viernes en su casa de Sevilla. Tenía 76 años y con él se acaba el elenco de cantaores del arrabal que popularizaron los cantes alfareros. De hecho, Taranto aprendió directamente de leyendas como el Arenero, el Sordillo, Emilio Abadía, Manuel Oliver o Domingo el Alfarero, los Ballesteros o Tragapanes, entre otros muchos.
Junto con Chiquetete, que no nació en Triana pero se crió allí, fue el principal impulsor de los estilos históricos de la Cava Vieja desde que con 16 años se subió por primera vez a un escenario.
Su nombre artístico se debe al dúo que montó con Salvador Távora, «Los Tarantos», cuando eran unos chavales, aunque aquel periplo apenas duró unos años.
Paco se enroló rápido en las compañías de la época con artistas de la talla de Antonio el Sevillano o Pepe Pinto. Y posteriormente se hizo fijo en la compañía de Juanita Reina hasta que dio el salto a lo que se considera la universidad de los cantaores: el acompañamiento al baile. En La Cochera comenzó a actuar con Los Bolecos, un trío formado por Farruco, Rafael el Negro y Matilde Coral. Y a partir de ahí trabajó con todos los grandes bailaores de su época hasta que comenzó a dar recitales en solitario.
Ha grabado una decena de discos, el último de ellos hace apenas unos meses con el título «Mi herencia trianera». En los últimos años, Taranto ha estado dando clases en la Fundación Cristina Heeren, donde ha transmitido a los jóvenes cantaores los cantes que que aprendió en su infancia y que durante años sólo se escuchaban en aquella orilla del río: las seguiriyas de Cagancho, la soleá apolá del Portugués, la del Zurraque, los tangos del Titi, la bulería por soleá de Rosalía de Triana... El flamenco pierde, por tanto, al último mohicano de la cuna del cante.
Descansa en paz maestro.


jueves, 11 de agosto de 2016

CURSOS DE GUITARRA

Estimados amigos y amigas en el flamenco.
Antes de irme de vacaciones, que de verdad ya las voy necesitando, quiero informarles de varias cositas:
Por un lado, la Quita Temporada de las Noches Flamencas de los Ángeles se abrirán a partir de octubre, ya os informaremos de las actuaciones previstas.
En segundo lugar os paso la información de las clases de guitarra que la Asociación Cultural Flamenca Jondo pone en marcha junto con la Fundación de la Guitarra Flamenca.

Cursos de guitarra:

1. El periodo de matrícula estará abierto durante el mes de septiembre y el primer lunes de clase del mes de octubre. 
2. El curso será impartido por el guitarrista Pepe Núñez.
3. Las clases se impartirán los lunes de 18:00 a 19:00 horas el grupo de iniciación y de 19:00 a 20:00 horas el grupo de avanzado.
4. Esta matrícula solo es válida para uno de los grupos.
5. En caso de abandonar las clases durante el curso no se devuelve el dinero de la matrícula.
6. La duración del curso será del lunes 3 de octubre de 2016 al 29 de mayo de 2017
7. Los días festivos se recuperarán a disposición del guitarrista.
8. La matricula tiene un coste de 25,00 €.
9. Los socios de la Asociación Cultural Flamenca Jondo y la Fundación de la Guitarra Flamenca “no pagan matrícula”.
10. La cuota mensual para todos los alumnos/as será de 35,00 € al mes.
11. La cuota mensual se abonará el primer lunes de cada mes.
12. Las clases se darán en el salón del “Bar restaurante Los Ángeles” en la C/ San Bernardo 4. La Fortuna, Leganés. Madrid.

13. Al final del curso se dará un diploma de participación firmado y sellado por la Asociación Cultural Flamenca Jondo, La Fundación de la Guitarra Flamenca y Pepe Núñez.

lunes, 1 de agosto de 2016

Murió la pureza del cante, José Menese


Puede que para muchos José Menese haya sido solo un cantaor más. Puede que para otros haya sido un cantaor para la historia. Eso solo la historia lo dirá.
Pero lo cierto es que José Menese nos ha dejado un legado irrepetible. El hombre que convivió con Mairena y absorbió su cante y su estilo para luego darle su propia personalidad. José era único.
Recuerdo esos momentos en que salía a los escenarios de la mano de Carrión, o de Enrique del Melchor o de Juan Carmona, por mencionar algunos de ellos; José entraba en el escenario, erguido, con estilo, con elegancia. Se ponía detrás de la silla, saludaba al público alzando su mano como si ya, de antemano, brindara su cante a los asistentes. Saludaba al guitarra y ambos tomaban asiento, apoyaba su mano sobre el hombro del guitarrista y sonaba la sonanta y como él mismo cantara, "como alondra mal herida" así, así arrancaba su cante. Su voz sonaba lejana en el tiempo, su voz eran ecos ya desaparecidos de viejas escuelas que perduraban en la voz del maestro. Fiel, "firme me mantengo, firme hasta el morir" así, así se mantuvo José firme hasta el morir.
Un cantaor que siempre luchó con su voz contra las injusticias en unos momentos difíciles para España, con aquellas letras reivindicativas que bien hoy en día tienen casi la misma fuerza y vigor que en aquellos momentos. Moreno Galván supo recoger en sus letras el sentimiento de un pueblo que en la voz de Menese sonaba a queja, a herida, a llanto.
Ya se nos fue. Otro vacío difícil de llenar, imposible de llenar.
Hace unos días la noticia conmocionó al mundo del flamenco y a mí también ya que tube el placer y el honor de compartir muy buenos momentos de charla con Él. y tener el honor de poder contar entre mis amigos a su sobrino Fidel Menese y Juan Menese.
Emotivo funeral al que asistieron personalidades de la política y del mundo del flamenco a la capilla ardiente que se estableció en la primera planta del Museo de Arte Contemporáneo José María Moreno Galván.
El Alcalde y Concejales del Ayuntamiento de La Puebla de Cazalla, La Viceconsejera de Cultura de la Junta de Andalucía, gente del mundo del periodismo como D. Manuel Bohorquez, cantaores como Raúl Montesinos, Diego Clavel, Manuela Cordero, Calixto Sánchez, o el guitarrista Antonio Carrión... por mencionar algunos de ellos. Amigos y vecinos del pueblo como Fernando del Café Central o Pepe El Cachas.
Emotiva despedida cuando Antonio Carrión hizo un solo por soleá al lado del féretro y su mujer en un profundo dolor le gritaba ¡¡¡Canta José, ¿Por que no cantas José? Canta, canta!!! y el eco de voz de José no cantó.
Aplausos de todo un pueblo a la salida del féretro para ir a ser incinerado en el pueblo de al lado en Écija. Esos mismos aplausos que en muchas ocasiones ovacionaron las actuaciones de José en peñas, festivales, teatros, plazas, fiestas privadas.
Solo me queda expresar mi dolor ante esta pérdida quizás esperada ya que su estado de salud pasó por baches muy duros y en más de una ocasión parecía que ya dos dejaba, pero su fuerza era única e imprevisible. Resurgía y volvía a nacer, así una y otra vez, pero cada una de ellas le dejaba mermado un poco más, pero Él, siempre como un junco, recto, altivo, con hechuras de patriarca y así hasta que la muerte pudo con su vida.
Allá donde te encuentres estarás haciendo lo que sabías hacer cantar y estarás acompañado por grandes guitarristas y eso sí, cada recital que des lo presentará en los anheles de cielo tu mayor admirador y fan que fue y es Ángel Lacalle. Con Él fui a verte a muchos escenarios, quizás el más emotivo en la Peña Chaquetón, recién salido de uno de esos bajones de salud pero que nos dejó una noche que jamás podremos olvidar.




Aquí este vídeo grabado en el Círculo Flamenco de Madrid en su primer día de inauguración.
Descansa en Paz amigo.

miércoles, 13 de julio de 2016

ADIOS A JUAN PEÑA "EL LEBRIJANO" UN CANTAOR POR DELANTE DE SU TIEMPO

Juan Peña El Lebrijano tiene el privilegio de ser el primer artista flamenco en ofrecer un recital en el Teatro Real de Madrid.
Hoy el flamenco está de luto ha muerto en su domicilio de Sevilla, a la edad de 75 años. Gozaba de un espacio grande, indiscutible y bien ganado en la historia del flamenco. Ha dejado aportaciones que han resultado fundamentales en el desarrollo de un arte que había heredado de manera natural como integrante de una excelsa familia gitana.

Aquejado desde hace meses de un mal no diagnosticado , nada hacía sin embargo presagiar su muerte la madrugada de hoy. En la tarde de ayer había recibido en su casa la visita de su hermano Pedro, con el que, como no podía ser de otra forma, compartió unos cantes, quizás como parte esencial de esa forma de vivir antes mencionada. Su cuerpo será hoy trasladado al Teatro Juan Bernabé de Lebrija, donde recibirá el homenaje de su pueblo envuelto en la bandera gitana y la de Lebrija. A las seis de la tarde, el pleno del Ayuntamiento decretará tres días de luto. Su sepelio tendrá lugar mañana.
El artista ha fallecido esta madrugada en su domicilio de Sevilla a los 75 años.
La capilla ardiente se ha instalado en el Teatro Juan Bernabé de Lebrija

Juan Peña Fernández ha sido, es y será, un baluarte para la cultura flamenca. Como me a comentado un amigo mío flamenco de raíz también, Juan estaba por delante de su tiempo.

Había nació en Lebrija en 1941 dentro de una dinastía heredera de la mejor tradición gitana. Hijo de Bernardo, que fue tratante de ganado y empresario, y de María, La Perrata, también cantaora, de la familia de los Perrate de Utrera, Juan fue la figura que más destacó profesionalmente dentro de una saga de artistas en el que destaca su hermano Pedro, guitarrista y cantaor, y sus sobrinos, David Dorantes, pianista, y Pedro María, guitarrista.

Juan absorbe la cultura del cante y del toque en un entorno familiar donde estas artes eran parte de una forma de vida, un modo festivo de vivir en el que la fidelidad, el respeto y al amor por las formas heredadas se inculcaban de manera natural, como bien dejó descrito su hermano Pedro en su libro Los gitanos flamencos (Almuzara, 2013).

Pero Juan trasciende ese contexto preñado de artistas y recibe también la herencia cantaora de figuras como La Niña de los Peines y Antonio Mairena para empezar a destacar desde finales de los años sesenta. Era un tiempo de revalorización del arte flamenco y también de los festivales veraniegos, en los que Lebrijano se convertirá en figura principal.

Heredero de una tradición, pero también renovador, Juan respondía al perfil del artista precozmente dominador del canon que necesita buscarse en nuevas formas y formatos. Por eso, su carrera discográfica, después de unos discos en los que se atiene a la ortodoxia, se llenará de obras que marcan hitos en la historia del flamenco.

Es el caso de La palabra de Dios a un gitano (1972), grabado con el acompañamiento de orquesta sinfónica y de creaciones tan personales y de carácter conceptual como Persecución (1972), con textos del poeta Félix Grande y el maltrato al pueblo gitano como protagonista. Aquí, Juan incluso se atreve con un nuevo estilo, el de las galeras de ‘Mi condena’. Veinte años más tarde, otra obra fundamental, Tierra, dedicada al V Centenario del descubrimiento de América, con versos esta vez de José Manuel Caballero Bonald. Una suerte de trilogía de escritores se cerraría en 2008, momento en el que publica Cuando Lebrijano canta se moja el agua, sobre textos del escritor colombiano Gabriel García Márquez, que en una ocasión le había dedicado la frase que titula el disco. Una obra arriesgada, fiel a su condición artística, que le produjeron sus dos sobrinos, David Dorantes y Pedro María Peña.
Dentro de una obra discográfica que reúne una treintena de grabaciones, Juan lo mismo tuvo tiempo de presentar a su madre La Perrata en un hermoso disco (1971).
La inquietud de Juan Peña le llevaría a buscar nuevas zonas de riesgo y búsqueda, y fue a encontrarlas en su asociación con la música andalusí, que inauguró con la obra Encuentros (1985), registrado con la Orquesta Andalusí de Tánger y el guitarrista Paco Cepero. Fue una reunión que reeditaría en varias ocasiones más. Entre ellas, Casablanca (1998) y Entre dos orillas (2014), grabado en directo en el Teatro Central de Sevilla y prueba de que su inquietud artística se mantuvo siempre viva. De la misma forma, preparaba una antología con sus directos, una obra sobre el Holocausto…
El espacio artístico que Juan Peña se ganó con su carrera fue siempre parejo al respeto y al cariño personal del que gozaba. Más allá de los premios y distinciones (Medalla de Oro al Trabajo en 1997), el reconocimiento que le brindó la última Bienal de Flamenco de 2014 dedicándole la gala de clausura puede que supusiera el mejor de los regalos. En esa noche Juan recibió el cariño de la profesión y de los aficionados y cantó como figura principal de un espectáculo en el que se desarrolló una condensada historia de su carrera, una trayectoria artística tan brillante como fundamental para entender el flamenco del último cuarto del siglo XX y de parte de este.

Amigos, compañeros de profesión y diversas personalidades políticas han mostrado su pesar por su muerte y han expresado sus condolencias a la familia.